Pensamientos: Semana Gratificante

Creo que el título ya habla por sí solo. Gratificante, a mi parecer es la palabra exacta con la que podría describir lo ocurrido esta semana.

Semana Santa en Portugal, llegas a Barcelona cansado y con la sensación de que aquellos diez largos días de vacaciones se han pasado volando, que si dos días en Terrassa, otros dos en El Escorial, cuatro en la vuelta –que con el estrés de la competición se pasan volando…- En fin, que se presentaba un duro lunes, apaciguado, eso sí por la festividad escolar. Lo veía todo muy cuesta arriba, mucho que estudiar, mucho esfuerzo por hacer, y con el único –que no pequeño-  aliciente de la Paris-Roubaix en lontananza. Estaba agobiado y ciego de un ojo; no estaba saboreando la tranquilidad y la satisfacción de estar tratando de hacer las cosas bien, e incluso a veces consiguiéndolas. Creo que este ojo que a veces me falta  es imprescindible para continuar con el propósito y la intención de hacer lo que te propones bien.Y tuerto empezaba la semana, afortunadamente, estoy rodeado de una gente maravillosa, desde mi novia Esther que la tengo siempre a mi lado, soportando mis malos humos y mis mejores sonrisas –también dicho sea de paso- , pasando por su familia que se porta genial conmigo y llegando a la mía, que aunque esté un poco lejos, la siento más cerca que nunca. El caso es que gracias a ellos, consigo abrir el otro ojo que a veces me falla y esta semana para rematar, ha habido gente un poquito más ajena a mí que de una manera o de otra me anima a seguir entrenando un poquito más fuerte cada día. Esta semana, mención especial para ya mi “amigo” Jaime Fresno, es un periodista que cubre la sierra madrileña y se ha volcado conmigo, publicando dos artículos sobre mi participación en la Paris-Roubaix, en el Faro de Guadarrama, -un diario comarcal- (http://www.elfarodelguadarrama.com/noticia/23573/Deportes/carlos-verona-reta-%E2%80%98infierno-norte%E2%80%99.html) , además de concederme una entrevista en directo en Onda Cero Sierra. Tengo que agradecerle estos pequeños impulsos que me está dando, porque la verdad es que es muy bonito que reconozcan tu “trabajo” en tu tierra natal. Por otro lado, también es muy bonito el trato y los ánimos recibidos por la gente de mi anterior equipo, La P.C Hijos de Victor Gil. Tanto Julio como Juan me han llamado para animarme en mi aventura gala, y la verdad es que estoy muy orgulloso de que a pesar de nuestra desvinculación, se mantenga la relación. También ayer echando un vistazo a mi web, leí un comentario en el libro de visitas que me quitó las legañas. Firmaba un tal Javier Hernández el cual ahora mismo no caigo quién es, pero que te digan que eres el “referente” de alguien es algo fantástico, desde aquí decirle que muchísimas gracias y animar a su chaval a seguir luchando en esto, porque con esfuerzo se puede llegar a cualquier sitio, por imposible que parezca cuando estas empezando. Recuerdo, hace tan solo dos años, cuando era cadete de segundo; corrían estas mismas fechas, se disputaba la V edición de la Paris-Roubaix Juvenil, recuerdo la admiración que sentía por Herrada, Lechuga… integrantes los dos de la Selección Nacional para aquella carrera, lo veía como un sueño por el que tenía que luchar. Estaba lejos, pero parece que he llegado a tiempo. Espero que entendáis ahora un poquito mejor el titulo de este artículo, yo no podría calificar esta semana de otra forma. También me guardo nombres particulares en el tintero, especialmente los de Jorge y Alex, que siempre están llamada arriba, llamada abajo y creo que también merecen su huequito aquí.

Ahora, tengo los ojos bien abiertos, con muchísimas ganas de disfrutar la experiencia que tengo por delante y de seguir trabajando por las que quedan. Gracias a todos los que estáis ahí.

Escribiré a la vuelta.

Un fuerte abrazo,

Carlos Verona.

Anuncios

Publicado el abril 9, 2010 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: