Domingo, 9 de mayo de 2010. “Vuelven las molestias…”

Buenas tardes a todos;

Vengo en el AVE ya de vuelta a Barcelona, venía estudiando Historia del Arte, pero al pasar a la altura de Medinaceli, me he visto obligado a escribir aquí  las ganas que me están dando de recorrer  con mi bicicleta estas inhóspitas , estrechas, solitarias y planas carreteras. Es curioso, pero tal vez sea lo que más me gusta de viajar en AVE,  los paisajes… algunos son maravillosos, pasas por pueblecitos que no pueden estar cerca de ningún sitio civilizado, se encuentran en medio de la “nada”. Me despierta mucha inquietud el mirar por la ventana, e imaginarme a mi solo entrenando por esas carreterucas estrechas, una mañana de verano, con los paisanos en los huertos, y dejando a mi paso riachuelos y vías de ferrocarril abandonadas. Creo que algún día me tocará inspeccionar esta zona de la meseta porque realmente me resulta muy atractiva, no sé cuándo pero seguro que vendré acompañado de mi bici.

Por lo demás, pues para que engañaros…  no ha ido demasiado bien. Os cuento, llegué sin problemas el pasado miércoles a Madrid, y genial, porque la verdad es que como en casa no se está en ningún sitio, el jueves aproveché para recuperar unas horillas de sueño, desayuno potente y a la carretera. Llevaba 2 horas largas de entreno y genial, las molestias llegaron en la Cruz Verde mientras hacía series de Fuerza-Resistencia… no le di mayor importancia, un poco de hielo y el viernes sería otro día. El viernes efectivamente a pesar de la lluvia salí a cumplir con mis dos horitas de entreno, pero cuando llevaba poco más de una hora volvieron a aparecer las molestias, por lo que opté por dar terminado el entreno cuando llevaba una hora y media. Cuando llegué a casa volví a proceder al protocolo del hielo. Llegó el sábado y el entrenamiento “fuerte” ,tocaban poco más de cuatro horas, salí y la verdad es que sin problemas, me encontraba bien y creía que podría realizar el entrenamiento sin mayor problema, pero al igual que en los dos días anteriores cuando llevaba poco más de una hora de entreno… volvieron las molestias, y esta vez un poquito más agudas que los días anteriores, por lo que me vi obligado a llamar a mi madre para que me viniera a buscar cuando apenas superaba dos de las cuatro horas previstas de entreno…  Con este panorama, como os podéis imaginar hoy he optado por descansar y empezar a hacer tratamiento de 5 días a base de Voltaren.

Me da mucha rabia, porque entre unas cosas y otras llevo dos meses que no estoy pudiendo entrenar como me gustaría y Besaya está cada vez más cerca. Aunque bueno, creo que queda tiempo. Mañana también reposaré y me temo que esta semana tocará aparcar un poquito la bici porque llega el turno de los libros… ¿Será mi última semana de instituto después de 14 años? Jajjja, bonita pregunta…  espero que sí. Porque además estoy bastante ilusionado con lo que quiero estudiar durante los próximos cuatro años de mi vida, pero bueno, eso ya os lo contaré en otro capítulo, cuando tenga el Bachiller y la Selectividad aprobadas.

A mediados de esta semana, me volveré a pasar por aquí para comentaros cómo evoluciona mi rodilla izquierda y para contaros si estaré pudiendo compaginar estudios y bici durante esta larga semana. Pero si algo hay que dejar a un lado durante cinco días está claro lo que es.

Y por último hoy no me gustaría despedirme sin agradecer todos los comentarios del libro de visitas, que aunque no se contesten en ningún sitio soy consciente de quién hay detrás de cada mensaje y doy por hecho que ellos saben también lo que les agradezco el que se pasen por aquí.

Un saludo a amig@s.

 

Anuncios

Publicado el mayo 9, 2010 en Blog. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: